Necesito ser mujer

Este es, sin duda el grito silencioso de muchas mujeres, si mujeres, me refiero concretamente a las que también tienen el papel de madre, sin duda este puede ser el papel más importante de nuestras vidas, pero no el único.

Desde que yo me convertí en madre, hace más de dos años, hay una idea que me ronda la cabeza y que hasta el día de hoy no he expresado, posiblemente por el mismo motivo que vosotras, las mujeres que estáis leyendo estas líneas, por miedo a no ser comprendidas.

Da igual, madres de 20 de 30 o de 40, todas a ojos de la sociedad os habéis convertido solo en eso, madres, no hay nada más…

Que rabia, parece que a nuestro alrededor hay muchas mujeres… pero no en realidad resulta que solo son madres, y no digo lo de solo madres con desprecio, al revés, sin duda es un honor serlo, porque todas tenemos a los mejores hijos del mundo, me refiero a la sensación que comente antes, resulta que la madre se come a la mujer.

No voy a echar la culpa solo a la sociedad, al final las verdaderamente culpables somos las mujeres que hemos permitido quedarnos atrás.

Seguro que todas habéis tenido la sensación de que en algunos momentos no importáis nada, solo importa vuestro hijo, algunas me daréis la razón si os digo que es enormemente injusto, otras os indignareis diciendo eso de “¡lo más importante es mi hijo!” y no os quito razón, para toda la mujer que es madre, lo más importante es su hijo, pero os voy a hacer una pregunta… ¿es lo único? Espero que vuestra respuesta sea que no… hay tantas cosas importantes en la vida de una mujer madre…nuestra pareja, por ejemplo, ¿dejamos automáticamente acaso de tener pareja cuando somos madres?, ¿dejamos nuestra profesión? ¿Dejamos nuestra vida social? ¿Nuestros hobbies? Mi respuesta es un no rotundo… ¿La vuestra? Espero que también… o por lo menos planteéis si quizás tengo algo de razón.

Esas son cosas también muy importantes, las que nos hacen ser felices en nuestro día a día, las que nos desarrollan como personas y las que nos hacen mantener a nuestra familia. ¿no son importantes acaso? ¡Claro que lo son! No debemos de permitir dejarlas atrás.

Tenemos derecho a ser valoradas en todas las áreas de nuestra vida, a no ser definidas solo como madres, somos mucho más, somos personas, mujeres con inquietudes y deseos

Yo considero que todo esto no tenemos que demostrárselo a nadie, para empezar, debemos de ser conscientes nosotras mismas y ponernos manos a la obra, solo así la sociedad se dará cuenta de que después de la maternidad seguimos necesitando ser mujeres.