Miedo a volar en avión

El miedo a volar la clasificamos como una fobia específica de tipo situacional. En el miedo a volar nos encontramos un miedo muy intenso que se produce de manera persistente, igualmente es considerado como algo irracional y que se puede desencadenar por anticipar que tiene que enfrentarse a su situación temida, es decir, al vuelo.

Actualmente es una fobia muy extendida, este miedo puede ir desde una ligera incomodidad en el momento del vuelo hasta un terror incontrolable ante solo imaginarse en un avión y por lo tanto la persona no puede hacerlo, esto sin duda afecta a su vida.

Según un reciente estudio americano, un 10% de la gente tiene un miedo intenso de volar y evitar hacerlo, mientras que el 15% vuela con considerable malestar; las personas que tiene fobia representan entre el 2,6 y el 3,5% de la población adulta.

Entre los miedos concretos que tienen estas personas, se encuentran:

  • La posibilidad de sufrir un accidente (y poder morir).
  • la sensación de estar encerrado en un sitio muy pequeño.
  • la inestabilidad del propio avión o la altura a la que se vuela.
  • Poder llegar a perder el control (por ej.: experimentar un ataque de pánico durante el vuelo).

Entre las variables que afectan a la intensidad del miedo se pueden encontrar:

  1. Tamaño y tipo de avión
  2. Aparición de turbulencias
  3. Ruidos del avión
  4. Las condiciones atmosféricas
  5. Momento del día
  6. Estación del año,
  7. Retrasos y razón de los mismos,
  8. Localización del asiento, momento de despegue y aterrizaje,
  9. Duración del vuelo
  10. Compañía de una persona de confianza

etcétera.

En cuanto al tratamiento, las técnicas de exposición, combinadas con técnicas como relajación o reestructuración cognitiva, son las que han demostrado mayor tasa de éxito.

A pesar de eso, es difícil llevar a cabo la exposición sistemática en vivo, por diferentes motivos como la dificultad de graduar las situaciones o el aspecto económico.

Debido a esto la Realidad Virtual es una herramienta muy adecuada, ya que podemos graduar las situaciones y no necesitamos desplazarnos.

En Realidad, Virtual la persona pasa por varios escenarios, uno detrás de otro, en orden:

* La casa del paciente: Es un escenario que está dirigido a tratar la ansiedad anticipatoria que siente la persona, el tratar esa ansiedad es básico. La persona se encuentra en su casa a punto de coger un taxi para ir al aeropuerto. Las variables que podemos modificar en este escenario son: Climatología (dia soleado o dia lluvioso) o el momento del día (día o noche).

* Trayecto hacia el aeropuerto: Aquí el paciente se encuentra en el taxi dirigiéndose hacia el aeropuerto. Las variables que podemos modificar son las mismas que en el escenario anterior, es decir, momento del día y condiciones climatológicas.

* Puerta de embarque: Este es el siguiente escenario, nuestro paciente se encuentra ya a punto de subir al avión, el terapeuta en este caso puede modificar también el momento del día y las condiciones climáticas, pero en este caso además puede elegir la cantidad de gente presente en la sala.

* El vuelo: Este es el último escenario por el que pasa el paciente, en el mismo se simula el vuelo real.

Las variables que podemos cambiar son: Clima, hora, cantidad de gente,asiento y posición

Finalmente, a través del menú de la pestaña de eventos los terapeutas pueden activar los siguientes eventos: despegar, aterrizar, sonar la campana, etc.

Para adaptar la sesión a las necesidades del paciente, podemos saltarnos pasos del trayecto o repetir los pasos las veces que considere el terapeuta.

Biofeedback

El estado de activación fisiológica y la respuesta ansiógena son dos factores que están estrechamente relacionados entre sí, resulta muy útil poder contar con información proveniente de la herramienta de biofeedback para, así, evaluar las fluctuaciones y las adaptaciones que produce la terapia. Por este motivo, Psious, dentro de su oferta, ha optado por incluir la herramienta de biofeedback “eSense Skin Response”. Este dispositivo funciona a través del nivel de conductancia de la piel, que, como menciona el fabricante, depende directamente del estado de activación o relajación del paciente. Por lo tanto, al exponer a sus pacientes ante la situación temida, podrá determinar si se está consiguiendo elicitar la respuesta ansiógena y ver la evolución de las sesiones de exposición. El sensor, que se coloca sobre una zona concreta de la piel, la expone a una leve e inocua carga eléctrica que fluctúa según el nivel de conductancia de la piel. Como hemos mencionado previamente, el nivel de conductancia se encuentra ligado al estado de activación y éste, a su vez, al nivel de ansiedad.

Realidad Virtual en fobias

Desde hace tiempo en muchos países se viene ofreciendo a los pacientes con fobias la opción del tratamiento con Realidad Virtual, eso es debido a que científicamente se ha demostrado su efectividad.

Cada vez son más los especialistas que en España deciden probar este nuevo método, desde Sorribas Psicología no podemos ser menos y desde hace algún tiempo también venimos realizando dicho tratamiento, el cual utiliza la tecnología el 3D de Realidad Virtual.

La Realidad Virtual es una tecnología utilizada desde hace poco en España en la práctica de la psicología pero que ha demostrado sobradamente su efectividad.

Nos ofrece la posibilidad, mediante el ordenador, de tratar fobias sin necesidad de desplazarse a lugares reales, como se hacía habitualmente con el tratamiento cognitivo conductual.

Tenemos que matizar que el tratamiento realizado dentro del corriente cognitivo conductual, llamado exposición en imaginación o exposición en vivo, según la forma de realizar esa exposición, también tiene muy buenos resultados.

Mediante el ordenador y las gafas (en las que va introducido un teléfono móvil) el paciente percibe unos estímulos ante diferentes situaciones tridimensionalmente, pero lo mejor es que el paciente tiene la opción de interactuar en tiempo real con esos estímulos.

No necesitamos ya que nuestro paciente tenga que ir a un lugar concreto o que se lo imagine, directamente se expondrá al mismo de manera simulada.

La persona se podrá ver conduciendo, metiéndose en un ascensor, dentro de un avión, etc…

Además, podremos evaluar el nivel de ansiedad que está sufriendo el paciente mientras se expone a las situaciones.

Gracias al Biofeedback tendremos la valoración real de la ansiedad a nivel fisiológico, lo cual sin duda es mucho más exacto que “fiarnos” de las creencias de nuestro paciente en ese momento, sin duda las apreciaciones personales son menos concretas que su medida real.

No solo es un avance enorme para los pacientes, también para los terapeutas, los cuales podremos observar cómo se encuentra nuestro paciente durante la exposición, o que estímulos o situaciones son más complicadas para él.

la Realidad Virtual la podemos utilizar para: miedo a volar, miedo a las agujas, agorafobia, claustrofobia, miedo a las arañas, a las alturas, o incluso la ansiedad generalizada.

El proceso además es habitualmente más corto que con el tratamiento habitual, lo cual es una ventaja importante para nuestros pacientes, los cuales, como es lógico necesitan ver resultados lo antes posible.