La depresión

Hay mucha confusión respecto a lo que es la depresión, en los últimos años se ha banalizado en muchas ocasiones la palabra depresión ya que por un lado es posible que haya personas que pasen por una mala época y digan que tienen depresión y por otro lado otras personas utilicen una enfermedad tan grave como la depresión para obtener determinados beneficios.

Sin duda eso es algo que no beneficia para nada a los trastornos mentales y más concretamente a las personas que sufren este trastorno.

La depresión es un trastorno del estado del ánimo, para su diagnóstico se necesita que se cumplan, según el DSM-5 los siguientes criterios:

A. Cinco (o más) de los siguientes síntomas han estado presentes durante el mismo período de 2 semanas, que representan un cambio respecto a la anterior, por lo menos uno de los síntomas debe ser (1) estado de ánimo depresivo o (2) pérdida de interés o placer. Nota: No incluir los síntomas que son claramente atribuibles a otra condición médica.

1. Estado de ánimo depresivo la mayor parte del día, casi cada día según lo indica el propio sujeto (por ejemplo, se siente triste, vacío, sin esperanza) o la observación realizada por otros (por ejemplo, parece lloroso). (Nota: En los niños y adolescentes, el estado de ánimo puede ser irritable.)
2. Marcada disminución del interés o placer en todas o casi todas las actividades, la mayor parte del día, casi cada día (según refiere el propio sujeto u observan).
3. pérdida de peso significativa sin hacer dieta o ganancia de peso (por ejemplo, un cambio de más del 5% del peso corporal en un mes), o disminución o aumento del apetito casi todos los días. (Nota: En niños hay que valorar el fracaso para hacer la ganancia de peso esperada).
4. insomnio o hipersomnia casi todos los días.
5. Agitación o enlentecimiento psicomotores casi cada día (observable por los demás, no meras sensaciones de inquietud o de estar enlentecido).
6. Fatiga o pérdida de energía casi todos los días.
7. Sentimientos de inutilidad o de culpa excesivos o inapropiados (que pueden ser delirantes) casi cada día (no sólo remordimiento o culpa por estar enfermo).
8. Disminución de la capacidad para pensar o concentrarse, o indecisión, casi cada día (ya sea una atribución subjetiva o una observación ajena).
9. Pensamientos recurrentes de muerte (no sólo temor a la muerte), ideación suicida recurrente sin un plan específico o una tentativa de suicidio o un plan específico para suicidarse.

B. Los síntomas provocan malestar clínicamente significativo o deterioro en las áreas sociales, ocupacionales, u otras importantes del funcionamiento.

C. El episodio no es atribuible a los efectos fisiológicos de una sustancia o a otra enfermedad médica.

D. La aparición del episodio depresivo mayor no se explica mejor por un trastorno esquizoafectivo, esquizofrenia, trastorno esquizofreniforme, trastorno delirante, u otro del espectro esquizofrénico especificadas y no especificadas y otros trastornos psicóticos.
E. Nunca ha habido un episodio maníaco o un episodio de hipomanía. Nota: Esta exclusión no es aplicable si todos los episodios maníacos o hipomanía son inducidos por sustancias o son atribuibles a los efectos fisiológicos de otra enfermedad médica

Una vez que el especialista confirma el diagnostico de trastorno depresivo mayor, tenemos que comenzar por monitorizar los pensamientos de la persona, debemos de hacerle cubrir un registro que nos pueda indicar los pensamientos que tiene, así como la emoción que le provoca.
Una vez que comenzamos a ser conscientes de los pensamientos que tiene la persona tenemos que comenzar a trabajar con ellos, para ello tenemos que poco a poco intentar que la persona cambie esos pensamientos por otros que no sean tan negativos y que no le causen una emoción negativa, tampoco al principio tienen que ser muy positivos porque la persona no los creerá, pero poco a poco tienen que ir ganando en positividad.

La fibromialgia y las emociones

La fibromialgia a pesar de que en los últimos años es una enfermedad de la que se está hablando mucho, aún es una desconocida para la mayoría de las personas. Esta enfermedad está caracterizada por un dolor generalizado en todo el cuerpo, además de otros síntomas como hormigueos, fatiga, cansancio crónico, o síndrome de intestino irritable.Además de todo esto también nos encontramos con síntomas psicológicos como trastornos del sueño, problemas de atención, concentración o memoria, cambios del estado de animo e incluso depresión y ansiedad. La fibromialgia fue reconocida como enfermedad por la OMS en el año 1992.

Cuenta con el problema de que no existen pruebas analíticas y diagnósticos que ayuden a establecer la existencia de esta enfermedad, por ello existen una serie de criterios clínicos que se han establecido, son los siguientes:

– Dolor generalizado presente al menos 3 meses en los 4 cuadrantes del cuerpo (lados derecho e izquierdo del cuerpo, por encima y por debajo de la cintura), además de dolor en el esqueleto axial (columna cervical o tórax anterior o columna dorsal o lumbar).

– Dolor a la presión digital de al menos 11 de los 18 puntos sensibles que corresponden a las áreas más sensibles del organismo para estímulos mecánicos o de umbral más bajo. La exploración debe realizarse con una fuerza de aproximadamente 4kg, y para que la palpación se considere positiva el/la paciente tiene que manifestar dolor inequívoco a esa presión.Uno de los mayores problemas de la fibromialgia es que sus síntomas no son siempre visibles pero causan a la persona una enorme incapacidad que afecta enormemente a su día a día.

Muchos son los profesionales que consideran que es un trastorno psicológico y lo argumentan diciendo que la toma de fármacos antidepresivos, los cuales modifican sustancias como la serotonina y la dopamina en el cerebro, ayudan a mejorar los síntomas de esta enfermedad. Además del uso de estos fármacos la terapia cognitivo conductual en estos pacientes ha demostrado ser muy eficaz. En cualquier caso no podemos dudar el componente psicológico tan importante que tienen estos pacientes, además de los síntomas tan complicados que sufren tienen que lidiar con la enorme incomprensión que aun existe con estos pacientes, muchos son los que injustamente les tratan de “quejicas”, esto aún agrava más trastornos como la depresión o la ansiedad.

Al ser un trastorno crónico lo mas importante es que podamos ayudar al paciente a asumir y aceptar su situación y lo que conlleva el padecerla, así como enseñarle a tolerar la frustración que le supone ver sus capacidades físicas y psicológicas mermadas. Otra parte importante de nuestro trabajo será que la persona tenga una rutina positiva en su día a día y un descanso adecuado en la medida de lo posible. Parte de esa rutina es el ejercicio físico moderado, el cual es fundamental ya que les ayuda a tener un buen tono muscular y reducir el cansancio, pero los pacientes como es normal en su situación son reacios al mismo.Tan importante como el ejercicio es la realización de técnicas de relajación para controlar la ansiedad y el estrés y disminuir la sensación del dolor del paciente. El generar pensamientos positivos y aumentar la autoestima es parte también muy relevante del tratamiento. No debemos de olvidar que también es muy relevante el papel de la familia en la fibromialgia, como hemos dicho la persona no solo debe de enfrentarse a muchos síntomas físicos y psicológicos complicados sino que ademas cuentan con la enorme incomprensión de la sociedad, por ello el sentirse comprendido y apoyado por sus familiares es importantisimo para mitigar en parte esos sentimientos negativos.

De cómo ir a trabajar y no morir en el intento

¿Quién ha no ha ido alguna vez al médico y ha salido fuera de control con la actitud de alguna enfermera, médico, personal de citaciones…? ¿Quién no ha tenido una tutoría de sus hijos pensando que el profesor no tiene ni idea de hacer su trabajo? ¿Quién no ha necesitado realizar algún trámite administrativo y ha mirado con cierto recelo a la persona que le atendía en la ventanilla? Seguro que muchos de vosotr@s os veis reflejad@s en estas cuestiones.

En mi opinión, hay personas para las que el trabajo de cara al público no está entre sus fuertes ya que no tienen cualidades ni motivaciones para ello. Sin embargo, para el resto, para aquellos que trabajan por vocación y porque les gusta el trato con los demás, aunque sea difícil, para los que con el paso del tiempo han ido perdiendo la paciencia o han olvidado cómo les resultaba más sencillo dar un buen servicio, con ellas, considero que deberíamos ser algo más empáticos y saber que desde varios ámbitos incluido el de la Psicología ya hace tiempo se definió un síndrome denominado “Burnout”. Como siempre, tenemos que ponerle a todo un nombre que suene “super moderno y profesional” y si es en inglés mejor (bullying, mobbing…)…si nuestro síndrome también terminará en -ing parecería que habláramos del grupo musical Burning!!Dicho en un idioma comprensible, el Burnout (o síndrome de estar quemado) es un desgaste profesional que sufren algunos trabajadores del sector servicios (sanidad, enseñanza, administración pública, policía, servicios sociales, etc.), debido a unas condiciones de trabajo que exigen altas demandas sociales.

Es un proceso continuo que va surgiendo de forma paulatina y que se va instaurando en el individuo hasta provocar la siguiente sintomatología:

– Agotamiento emocional, disminución y pérdida de energía, fatiga, dolor, etc.

– Despersonalización, actitudes negativas hacia la tarea, insensibilidad, conductas despectivas hacia los receptores de servicio, etc.

– Falta de realización personal, sentimiento negativo hacia si mismo, baja autoestima, evaluación del propio trabajo de forma negativa, etc.

Estas características podemos a su vez clasificarlas en:

– Síntomas psicosomáticos, como fatiga crónica, dolores de cabeza, musculares y osteoarticulares, insomnio, pérdida de peso, úlceras y desórdenes gastrointestinales…

– Síntomas emocionales, como irritabilidad, ansiedad generalizada y focalizada en el trabajo, depresión, frustración, aburrimiento, distanciamiento afectivo, impaciencia, desorientación…

– Síntomas conductuales, como absentismo laboral, abuso de drogas, relaciones interpersonales distantes y frías, comportamientos de alto riesgo, tono de voz elevado, llanto inespecífico, dificultad de concentración, disminución del contacto con el público, largos períodos de baja laboral, incremento de los conflictos con los compañeros, disminución de la calidad del servicio prestado…¿Y cómo sabemos si corremos más riesgo de sufrirlo? Pues se ha determinado que algunas características de personalidad como, tener una sensibilidad emocional alta y mayor necesidad de los otros, excesiva dedicación al trabajo, gran idealismo,tendencia a la ansiedad o elevada autoexigencia, pueden llevar más fácilmente a la persona sometida a un exceso de estrés a desarrollar Burnout.Sin embargo, aunque el exceso de estrés no suele ser suficiente por sí sólo, junto a ciertos desencadenantes, puede facilitar su aparición.

Estos desencadenantes serían:
– Sobrecarga de trabajo y/o ocupación poco estimulante.
– Poca o nula participación en la toma de decisiones.
– Falta de medios para realizar la tarea.
– Excesiva burocracia.
– Pérdida de identificación con lo que se realiza.
– Baja expectativa de qué hacer para que el trabajo sea valorado.
– Percepción de que no se recibe refuerzo cuando el trabajo se desarrolla eficazmente, pero sí se puede producir castigo por hacerlo mal

Para tratar de evitar que este síndrome aparezca deberíamos centrarnos en tres tipos de prevención:

– Individual: desarrollando conductas que eliminen la fuente de estrés o neutralicen las consecuencias negativas del mismo, realizando un entrenamiento en técnicas de solución de problemas, estrategias de asertividad y otras habilidades sociales, realizando un manejo eficaz del tiempo, desconectando del trabajo fuera de la jornada laboral, practicando técnicas de relajación, tomándose pequeños descansos durante la jornada (5 ́/h.), marcándose objetivos reales y factibles de conseguir.

– Grupal: fomentando las relaciones interpersonales, fortaleciendo los vínculos sociales entre los miembros del grupo de trabajo y facilitando formación e información.

– Organizacional: desarrollando programas de Prevención de Riesgos Psicosociales, potenciando la comunicación ascendente/descendente, reestructurando y rediseñando los puestos de trabajo, estableciendo de forma precisa el sistema de roles, instaurando un sistema justo de recompensas, delimitando los estilos de dirección y liderazgo y formando mandos intermedios.

No es el objetivo de este artículo justificar situaciones injustificables…seguro que muchos de nosotros tendríamos historias para escribir un libro al respecto…sin embargo, después de leerlo, posiblemente nos haya resultado más sencillo ponernos en el lugar de estos profesionales, ya que no pocos podríamos vernos reflejados en esta situación laboral, teniendo que lidiar con jefes, compañeros, clientes, horarios, objetivos…y todo ello sin olvidarnos de la utópica conciliación familiar, tema que nos da para otro interesante artículo… Hasta la próxima!

El Pokémon Go y sus efectos

Por si hay alguien todavía que no sabe de lo que hablamos, el Pokémon Go es un juego de realidad aumentada que en los últimos tiempos está revolucionando a un gran número de usuarios, los cuales tienen que ir por la calle “cazando” de manera virtual, por supuesto, a estos seres, los pokémon.

Para que sepáis el alcance que está teniendo solo diré que en pocos días ya tenía más usuarios incluso que Twitter u otras redes sociales como Tinder o Snapchat.

Cuando se pregunta a los expertos el por qué está teniendo tanto éxito, sin duda la respuesta suele ser la misma, es algo nuevo, innovador, todos quieren saber de qué se trata, unos se enganchan y otros no, pero visto lo visto muchos eligen la primera opción.

En este juego hay una cosa clave y es que los usuarios encuentran una recompensa inmediata, veo el pokemon y tengo la opción de ir hacia él y atraparlo, los jugadores tienen un papel enormemente protagonista, y eso gusta, y mucho.

Esto genera que el usuario tenga un aumento de autoestima, aunque sea mientras juega, no podemos olvidar también otra sensación común en este juego, la frustración en el momento en el que no conseguimos el ansiado premio.

Una de la cosas, que en mi opinión es más negativa de este juego, a parte de los riesgos que tiene el ir corriendo sin  prestar atención de un lado a otro, es que los jugadores tienen una importante disminución de la tolerancia a la frustración, es decir, no soportan la frustración, quieren su recompensa y la quieren ya.

Para poder concretar a partir de cuanto tiempo de uso hace falta para que se noten sus efectos negativos hace falta aún muchos estudios, pero hay una línea clave, en el momento en el que el usuario descuida cosas como sus estudios, trabajo, familia o que haceres diarios, ahí empezamos a tener un problema.

Si además de esto la persona no hace más que pensar en jugar, debemos de preocuparnos, no jugar más al juego o consulta con un especialista.

Sus defensores hablan de socialización, que este juego permite a los jóvenes socializar, pero eso no es del todo así, unos, los más sociables, van jugando acompañados de sus amigos, pero los que tienen problemas en éste área, siguen jugando solos.

Para socializar sin duda hay alternativas mucho mejores que estar pegado por la calle con el teléfono móvil, hacer deporte en grupo o realizar cursos o talleres sin duda es mejor a la hora de socializar.

Otros hablan de que gracias a este juego los jóvenes pasean y conocen su ciudad, sin duda esto es cierto pero yo me pregunto, ¿A que precio?,¿Acaso no seria mejor que conocieran su ciudad por “simple” cultura?, o ¿Que pasearan por el “simple” placer de pasear?

Sin duda este videojuego es como todo, en pequeñas dosis puede ser divertido y positivo pero si nos excedemos puedo causarnos graves problemas.

Los efectos psicológicos del calor

Estamos en estos momentos inmersos en una ola de calor, dicen que la primera del verano, pero seguro que viene alguna más, por eso vamos a reflexionar acerca de que es el calor y como afecta psicológicamente a las personas.

Sabemos que el calor es algo físico, pero sin duda con sensación biológica, que tiene efectos a nivel psicológico, y estos efectos son muy similares a los efectos que tiene el estrés.

Recordemos que cuando una persona sufre estrés, se activa su sistema nervioso y aumenta la segregación de adrenalina, cuyo objetivo es el de preparar la lucha o la huida de aquel estímulo que nos está poniendo nervioso.

Pues bien, con el calor ocurre lo mismo, cuando hace calor se activa nuestro sistema nervioso, aumenta la adrenalina, pero sabemos que no existe un estímulo real del que tengamos que defendernos o huir, aquí es donde ya nos encontramos con el fenómeno psicológico que provoca el calor, que es la agresividad.

Las personas en momentos de altas temperaturas sentimos que no tenemos control de la situación, nos desesperamos y entonces aparece un estado de hostilidad y agresividad importante.

Dos psicólogas de la ONG Psicólogos Voluntarios de Chile, Cara Beattie y Pilar Zurita realizaron un estudio en diferentes partes del mundo, en el que vieron que en las últimas décadas ha habido un aumento de agresividad con las temperaturas altas.

“Desde que aumenten los toques de bocinas en los autos, a que la gente tienda a dejar más sus empleos y hacer paros en estas épocas, a diferencia de aquellas en que hace frío son los ejemplos de estas investigadoras.

Las psicólogas contaban que “Un científico en Italia, llamado Cesare Lomborosos, analizó 836 rebeliones entre 1791 y 1880 y concluyó que en los meses de verano y más calor – julio en el hemisferio norte y enero en el hemisferio sur – existía mayor tendencia a las rebeliones”.

Un estudio reciente de Anderson (2001) propone que los sentimientos de hostilidad aumentan conforme aumentan las temperaturas e indirectamente nos lleva cometer actos agresivos.

Sabemos que si somos capaces de controlar nuestras sensaciones y emociones podremos llegar a controlar esa sensación de desesperación que nos conduce a la agresividad y también evitar desmayos, comunes también en estas situaciones.

Tenemos que hacer también hincapié en que no todas las personas reaccionan de igual manera, por una sencilla razón, las percepciones de las mismas no son iguales.

Debemos de intentar mantener la calma, estar lo más tranquilos posible ya que cuanta más desesperación sintamos más agitados tendremos y eso acentuará nuestra sensación de calor y eso nos supondrá mayor agresividad.

Debemos de aceptar que es normal que haga calor, es lo que corresponde en estas fechas del año, tenemos que enfocar nuestras actividades y pensamientos en cosas positivas.

También debemos de ser consciente de que no todo es psicológico, con lo cual no viene de más buscar lugares con sombra o climatizados, así como bebe mucha agua y utilizar ropa fresca, por supuesto no olvides tampoco la protección solar.

Miedo a hablar en público

El miedo a hablar en público es uno de los problemas más habituales en la sociedad actual. Una gran mayoría de personas debe de hablar en público en algún momento de su vida, ya sea para dar su opinión en una situación concreta, decir unas palabras durante una celebración, exponer un trabajo, en una conferencia, etcétera.

En los actuales sistemas diagnósticos de los trastornos mentales, el miedo a hablar en público se clasifica dentro de la fobia social. Debemos de decir que sólo el 29% de los casos pueden ser diagnosticados como fobia social. En general, los datos actuales apuntan a que el 34% de la población puede tener problemas de ansiedad al enfrentarse a un público.

Entre los miedos más habituales están: el hecho de ser observado, miedo a sentir ansiedad (o llegar a sufrir un ataque de pánico), miedo a no saber comportarse, miedo a padecer síntomas de ansiedad y que los demás lo vean, miedo a no llegar a metas concretas, miedo a la crítica, a la evaluación negativa o temor al rechazo.

Estos miedos provocan una importante activación fisiologica, como puede ser la taquicardia o la sudoración asi como importantes pensamientos negativos. Todo ello impide a la persona el poder concentrarse y sus resultados laborales no son satisfactorios.

En este momento la persona entra en un círculo vicioso: una {elevada,alta} ansiedad conduce a un pobre rendimiento, un pobre rendimiento conduce a un aumento de la ansiedad, etc.

.En estos casos el tratamiento suele basarse en técnicas de exposición combinadas con técnicas de relajación, reestructuración cognitiva y  entrenamiento de habilidades de hablar en público. A pesar de ello, suele ser complicado llevar a cabo sesiones de exposición en vivo en el caso del miedo a hablar en público (por ejemplo, resulta difícil disponer de un espacio adecuado y una audiencia concreta, controlar el tipo de reacciones que debe adoptar la audiencia, de graduar las situaciones, algunas de las cuales dependen de factores ajenos al terapeuta, etc). En este contexto, desde Sorribas Psicología y gracias a la plataforma Psious podemos exponernos de manera virtual a estas situaciones dentro de un contexto seguro y graduado.

Se dispone de dos escenarios virtuales dirigidos al tratamiento del miedo a hablar en público: una reunión en una oficina y un gran auditorio. También pueden ser utilizados para mejorar las capacidades de comunicación y oratoria en la población general. Se trata de escenarios que permiten hablar frente a audiencias de forma controlada dentro de protocolos de tratamiento cognitivo-conductuales más generales

En el primer escenario el paciente se encuentra sentado dentro de una oficina. Delante, sentados alrededor de una mesa, se encuentran distintos personajes virtuales. Se trata de un ambiente virtual en el que, en función de las necesidades de cada paciente, se pueden representar diferentes tipos de situación: una entrevista de trabajo, una presentación frente a socios de la empresa, un examen oral, etc.

Durante la exposición a este escenario, el terapeuta tiene la posibilidad de activar los siguientes eventos:

  • Distractor: Un móvil sonando, una llamada entrante de skype al portátil del paciente o alguien interrumpiendo la reunión, son algunos de los distractores que se activan de manera aleatoria cada vez que el se pulsa este botón.
  • Comentario neutral: Uno de los asistentes realiza un comentario o pregunta sin reforzar ni criticar la intervención del paciente.
  • Comentario negativo: Uno de los asistentes formula un comentario crítico respecto al paciente.
  • Comentario positivo: Uno de los asistentes formula una pregunta o comentario que refuerza positivamente la intervención del paciente.

demás, el terapeuta puede modificar las siguientes variables de configuración:

  • Número de personas: nadie, mínimo (1 persona), medio (3 personas), máximo (6 personas).
  • Género de los asistentes: Los interlocutores pueden ser hombres, mujeres o mixto.
  • Dificultad: los asistentes se mueven y expresan de una u otra manera en función del nivel de dificultad fácil o difícil. De esta manera, el paciente se encontrará ante un público que le escucha con atención y aceptación o un público que más distraído o poco interesado.

La combinación de estos parámetros permitirá planificar jerarquías de exposición personalizadas y adaptadas a las necesidades de cada paciente.

En el segundo escenario el paciente se encuentra de pie y frente a la audiencia de un gran auditorio. En este escenario el usuario puede realizar una breve presentación personal y, a continuación, realizar una ponencia sobre un tema preparado con antelación.

En el auditorio, el terapeuta puede activar los siguientes eventos:

  • Pregunta Facil: un oyente hace una pregunta al orador sin el objetivo de ponerle nervioso (Ejemplo: ¿Podrías recomendar bibliografía sobre el tema, ya que me ha parecido muy interesante?).
  • Pregunta Difícil: un oyente realiza una pregunta que puede conllevar a que el paciente se ponga nervioso (Ejemplo: ¿Podrías hablar más alto?).
  • Aplausos: Personajes aplauden al orador.
  • Abucheos: Personajes abuchean al orador.
  • Cuchichear: Los asistentes empezaran a hablar entre ellos.
  • Salir: Un asistente, se levanta y abandona la sala mientras el paciente sigue hablando.
  • Distractor: se presentan una serie de elementos distractores como móvil, bostezo, toser, risa o vibración.
  • Murmullos: hay la opción de ir aumentando y disminuyendo la cantidad de murmullos de la sala.
  • Dificultad: los asistentes se mueven y expresan de una u otra manera en función del nivel de dificultad fácil o difícil. Así, el paciente se encontrará ante un público que le escucha con atención y aceptación o un público que está más distraído o poco interesado en su charla.
  • Ropa: si se elige la opción de ropa casual, los oyentes vestirán una indumentaria informal, mientras que si se escoge la opción formal, los asistentes irán en traje.
  • Luz: si se desactiva la luz, el paciente no verá a los asistentes, ya que las luces de la sala se apagarán y él será enfocado por un foco. Por otro lado, si se activa la luz, podrá ver toda la sala.
  • Número de personas: nadie, mínimo (la sala se verá medio vacía), medio (sala medio llena), máximo (sala completa).

Protocolo de tratamiento basado en Psious

Presentamos un protocolo de tratamiento clínico basado en la plataforma Psious. Es importante destacar que la Realidad Virtual debe combinarse con el uso de técnicas más tradicionales tales como la relajación, reestructuración cognitiva o bien el entrenamiento de habilidades de oratoria.

Sesión 1

Psicoeducación

  • Se ofrece información sobre el miedo a hablar en público (origen, mantenimiento y manifestación en el triple sistema cognitivo, fisiológico y motor).
  • Información acerca del tratamiento y las técnicas que se utilizarán (exposición, relajación, reestructuración cognitiva y entrenamiento en habilidades).

Sesión 2 y 3

Relajación

  • El paciente aprende y práctica dos tipos de técnicas de relajación: respiración controlada y relajación muscular progresiva de Jacobson.
  • Familiarización con la plataforma Psious. El paciente aprende a utilizar los cascos de RV y a navegar dentro de los ambientes virtuales.

Tareas para casa: Práctica diaria de las técnicas de relajación. Se completan los auto-registros de relajación.

 

Sesión 4

Reestructuración cognitiva

  • Revisión y graduación de los pensamientos negativos del paciente.
  • Reestructuración cognitiva para cada uno de los pensamientos negativos. Se utiliza la terapia cognitiva de Beck o bien la terapia racional-emotiva de Ellis.

Tareas para casa: Práctica diaria de las técnicas de relajación. Se completan los autorregistros de relajación y de pensamientos negativos

 

Sesión 5

Entrenamiento

  • Se explican y se enseñan conductas básicas para hablar en público a través de instrucciones, modelado, discusión, práctica secuencial (ensayo conductual), retroalimentación y reforzamiento respecto a la ejecución realizada

Tareas para casa: Práctica diaria de las técnicas de relajación. Se completan los autorregistros de relajación y de pensamientos negativos y se entrega un documento de cómo preparar una exposición oral.

 

Sesión 6

Exposiciónes RV + técnicas tradicionales

  • A partir de la sexta sesión de tratamiento se inicia la exposición gradual y sistemática a los ambientes virtuales. A lo largo de todas las sesiones de exposición, la RV se combina con las técnicas de relajación, reestructuración cognitiva y entrenamiento de hablar en público.
  • Se realiza la exposición a:
    1. Reunión en la oficina. Nivel medio de personas con conducta positiva. Se debe dar una charla de 5 min. previamente preparada.
    2. Reunión en la oficina. Nivel medio de personas con conducta positiva. Se debe dar una charla de 15 min. previamente preparada.

Tareas para casa: Práctica diaria de las técnicas de relajación y tareas de autoexposición a estímulos temidos.

Sesión 7

Exposiciónes RV + técnicas tradicionales

  • Revisión de las tareas para casa.
  • Se realiza la exposición a:
    1. Reunión en la oficina. Nivel elevado de personas con conducta negativa. Se debe dar una charla de 15 min. sobre un tema improvisado.
    2. Reunión en la oficina. Nivel elevado de personas con conducta negativa. Terapeuta enseña y corrige al paciente en las habilidades de hablar en público.

Tareas para casa: Práctica diaria de las técnicas de relajación y tareas de autoexposición a estímulos temidos.

 

Sesión 8

Exposiciónes RV + técnicas tradicionales

  • Revisión de las tareas para casa.
  • Se realiza la exposición a:
    1. El auditorio. Nivel bajo de personas cona conducta positiva. Se debe dar una charla de 5 min. previamente preparada.
    2. El auditorio. Nivel medio de personas con conducta positiva. Se debe dar una charla de 15 min. previamente preparada.

Tareas para casa: Práctica diaria de las técnicas de relajación y tareas de autoexposición a estímulos temidos.

Sesión 9

Exposiciónes RV + técnicas tradicionales

  • Revisión de las tareas para casa.
  • Se realiza la exposición a:
    1. Reunión en la oficina. Nivel elevado de personas con conducta negativa. Se debe dar una charla de 15 min. sobre un tema improvisado.
    2. Reunión en la oficina. Nivel elevado de personas con conducta negativa. Terapeuta enseña y corrige al paciente en las habilidades de hablar en público.

Tareas para casa: Práctica diaria de las técnicas de relajación y tareas de autoexposición a estímulos temidos.

Sesión 10

Exposiciónes RV + técnicas tradicionales

  • Se evalúa el proceso terapéutico y se programan futuras tareas de auto-exposición y sesiones de refuerzo.
  • Gestión y prevención de recaídas futuras

Libros de autoayuda

“La ansiedad (Prácticos)” de Enrique Rojas

Cómpralo en Amazon —aquí—

 

“Ser feliz en Alaska: Mentes fuertes contra viento y marea” de Rafael Santandreu

Cómpralo en Amazon —aquí—

 

“Emociones tóxicas” de Bernardo Stamateas

Cómpralo en Amazon  —aquí—

 

“Una princesa en el espejo” de Maria Tolmo

Cómpralo en Amazon —aquí—

 

“El libro de las pequeñas revoluciones” de Elsa Punset

Cómpralo en Amazon —aquí—

“Solo pienso en positivo: O cómo deshacerte del TOC sin levantar sospechas” (versión Kindle) de Marta Marín Ostariz

Cómpralo en Amazon —aquí—

 

“Manual práctico para el tratamiento de la timidez y la ansiedad social: Técnicas demostradas para la superación gradual del miedo (Serendipity)” de Martin M. Antony (Autor), Richard P. Swinson (Autor), David González Raga (Traductor)…

Cómpralo en Amazon —aquí—

 

 

 

 

Trastorno obsesivo compulsivo

El TOC o Trastorno Obsesivo Compulsivo es padecido por aproximadamente un 2% de la población y el cual tiene dos características principales, las obsesiones y las compulsiones.

Las obsesiones son pensamientos o imágenes recurrentes que la persona tiene y los cuales no puede controlar. Para la persona son negativos y carentes de sentido.

Las compulsiones son acciones que la persona pone en marcha para compensar de alguna manera esas obsesiones.

Un ejemplo es la persona que piensa que puede contagiarse de una enfermedad y se lava muchísimas veces al dia las manos para evitar ese contagio.

En cuanto a las causas del TOC, no son conocidas pero se maneja la teoría de una alteración en la serotonina, se cree que este neurotransmisor ayuda a regular el ánimo y la impulsividad.

Las obsesiones pueden tener temáticas diferentes como: miedo a contaminarse, religiosidad excesiva, miedo a causar daños a otros, ideas agresivas, necesidad de simetría, etc..

Las compulsiones que pueden acompañar a estas obsesiones pueden ser: asegurarse de haber cerrado la puerta, el agua, apagado la plancha, repetición de acciones, de tocar, de rezar, ordenar, contar objetos.

El TOC puede ser sufrido también por niños, en niños de entre 7 y 10 años tiene una prevalencia entre el 0.3 y el 1,9% . Muchos adultos confiesan que sus obsesiones comenzaron en su infancia.

El tratamiento puede ser farmacológico, psicológico o se pueden combinar ambos tipos.

El tratamiento farmacológico de elección en la actualidad es mediante la administración de inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS), hay estudios que han demostrado su eficacia en cerca del 80% de los pacientes, disminuyendo la frecuencia e intensidad de obsesiones y compulsiones.

El tratamiento que hasta el momento ha demostrado ser mas efectivo es el tratamiento con psicoterapia, mediante la técnica de Exposición y Prevención de Respuesta, mediante esta técnica el paciente se enfrenta de manera consciente y deliberada a su pensamiento o imagen temida, ya sea en imaginación o de manera real. Al mismo tiempo la persona evita realizar los rituales o conductas que realizaba habitualmente. La mayor parte de los pacientes completan la terapia y sus efectos que perduran en el tiempo aun una vez terminada la terapia.

En estos últimos días ha salido a la venta un libro que padezcas o no TOC te puede ayudar muy bien a entender lo que es esta enfermedad y como hacerle frente. Se trata de “solo pienso en positivo o como deshacerte del Trastorno Obsesivo Compulsivo sin levantar sospechas” en él, su autora, Marta Marín Ostariz, la cual ha sufrido este trastorno, cuenta cómo fue su experiencia y como pudo superarlo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Miedo a volar en avión

El miedo a volar la clasificamos como una fobia específica de tipo situacional. En el miedo a volar nos encontramos un miedo muy intenso que se produce de manera persistente, igualmente es considerado como algo irracional y que se puede desencadenar por anticipar que tiene que enfrentarse a su situación temida, es decir, al vuelo.

Actualmente es una fobia muy extendida, este miedo puede ir desde una ligera incomodidad en el momento del vuelo hasta un terror incontrolable ante solo imaginarse en un avión y por lo tanto la persona no puede hacerlo, esto sin duda afecta a su vida.

Según un reciente estudio americano, un 10% de la gente tiene un miedo intenso de volar y evitar hacerlo, mientras que el 15% vuela con considerable malestar; las personas que tiene fobia representan entre el 2,6 y el 3,5% de la población adulta.

Entre los miedos concretos que tienen estas personas, se encuentran:

  • La posibilidad de sufrir un accidente (y poder morir).
  • la sensación de estar encerrado en un sitio muy pequeño.
  • la inestabilidad del propio avión o la altura a la que se vuela.
  • Poder llegar a perder el control (por ej.: experimentar un ataque de pánico durante el vuelo).

Entre las variables que afectan a la intensidad del miedo se pueden encontrar:

  1. Tamaño y tipo de avión
  2. Aparición de turbulencias
  3. Ruidos del avión
  4. Las condiciones atmosféricas
  5. Momento del día
  6. Estación del año,
  7. Retrasos y razón de los mismos,
  8. Localización del asiento, momento de despegue y aterrizaje,
  9. Duración del vuelo
  10. Compañía de una persona de confianza

etcétera.

En cuanto al tratamiento, las técnicas de exposición, combinadas con técnicas como relajación o reestructuración cognitiva, son las que han demostrado mayor tasa de éxito.

A pesar de eso, es difícil llevar a cabo la exposición sistemática en vivo, por diferentes motivos como la dificultad de graduar las situaciones o el aspecto económico.

Debido a esto la Realidad Virtual es una herramienta muy adecuada, ya que podemos graduar las situaciones y no necesitamos desplazarnos.

En Realidad, Virtual la persona pasa por varios escenarios, uno detrás de otro, en orden:

* La casa del paciente: Es un escenario que está dirigido a tratar la ansiedad anticipatoria que siente la persona, el tratar esa ansiedad es básico. La persona se encuentra en su casa a punto de coger un taxi para ir al aeropuerto. Las variables que podemos modificar en este escenario son: Climatología (dia soleado o dia lluvioso) o el momento del día (día o noche).

* Trayecto hacia el aeropuerto: Aquí el paciente se encuentra en el taxi dirigiéndose hacia el aeropuerto. Las variables que podemos modificar son las mismas que en el escenario anterior, es decir, momento del día y condiciones climatológicas.

* Puerta de embarque: Este es el siguiente escenario, nuestro paciente se encuentra ya a punto de subir al avión, el terapeuta en este caso puede modificar también el momento del día y las condiciones climáticas, pero en este caso además puede elegir la cantidad de gente presente en la sala.

* El vuelo: Este es el último escenario por el que pasa el paciente, en el mismo se simula el vuelo real.

Las variables que podemos cambiar son: Clima, hora, cantidad de gente,asiento y posición

Finalmente, a través del menú de la pestaña de eventos los terapeutas pueden activar los siguientes eventos: despegar, aterrizar, sonar la campana, etc.

Para adaptar la sesión a las necesidades del paciente, podemos saltarnos pasos del trayecto o repetir los pasos las veces que considere el terapeuta.

Biofeedback

El estado de activación fisiológica y la respuesta ansiógena son dos factores que están estrechamente relacionados entre sí, resulta muy útil poder contar con información proveniente de la herramienta de biofeedback para, así, evaluar las fluctuaciones y las adaptaciones que produce la terapia. Por este motivo, Psious, dentro de su oferta, ha optado por incluir la herramienta de biofeedback “eSense Skin Response”. Este dispositivo funciona a través del nivel de conductancia de la piel, que, como menciona el fabricante, depende directamente del estado de activación o relajación del paciente. Por lo tanto, al exponer a sus pacientes ante la situación temida, podrá determinar si se está consiguiendo elicitar la respuesta ansiógena y ver la evolución de las sesiones de exposición. El sensor, que se coloca sobre una zona concreta de la piel, la expone a una leve e inocua carga eléctrica que fluctúa según el nivel de conductancia de la piel. Como hemos mencionado previamente, el nivel de conductancia se encuentra ligado al estado de activación y éste, a su vez, al nivel de ansiedad.