La fibromialgia y las emociones

La fibromialgia a pesar de que en los últimos años es una enfermedad de la que se está hablando mucho, aún es una desconocida para la mayoría de las personas. Esta enfermedad está caracterizada por un dolor generalizado en todo el cuerpo, además de otros síntomas como hormigueos, fatiga, cansancio crónico, o síndrome de intestino irritable.Además de todo esto también nos encontramos con síntomas psicológicos como trastornos del sueño, problemas de atención, concentración o memoria, cambios del estado de animo e incluso depresión y ansiedad. La fibromialgia fue reconocida como enfermedad por la OMS en el año 1992.

Cuenta con el problema de que no existen pruebas analíticas y diagnósticos que ayuden a establecer la existencia de esta enfermedad, por ello existen una serie de criterios clínicos que se han establecido, son los siguientes:

– Dolor generalizado presente al menos 3 meses en los 4 cuadrantes del cuerpo (lados derecho e izquierdo del cuerpo, por encima y por debajo de la cintura), además de dolor en el esqueleto axial (columna cervical o tórax anterior o columna dorsal o lumbar).

– Dolor a la presión digital de al menos 11 de los 18 puntos sensibles que corresponden a las áreas más sensibles del organismo para estímulos mecánicos o de umbral más bajo. La exploración debe realizarse con una fuerza de aproximadamente 4kg, y para que la palpación se considere positiva el/la paciente tiene que manifestar dolor inequívoco a esa presión.Uno de los mayores problemas de la fibromialgia es que sus síntomas no son siempre visibles pero causan a la persona una enorme incapacidad que afecta enormemente a su día a día.

Muchos son los profesionales que consideran que es un trastorno psicológico y lo argumentan diciendo que la toma de fármacos antidepresivos, los cuales modifican sustancias como la serotonina y la dopamina en el cerebro, ayudan a mejorar los síntomas de esta enfermedad. Además del uso de estos fármacos la terapia cognitivo conductual en estos pacientes ha demostrado ser muy eficaz. En cualquier caso no podemos dudar el componente psicológico tan importante que tienen estos pacientes, además de los síntomas tan complicados que sufren tienen que lidiar con la enorme incomprensión que aun existe con estos pacientes, muchos son los que injustamente les tratan de “quejicas”, esto aún agrava más trastornos como la depresión o la ansiedad.

Al ser un trastorno crónico lo mas importante es que podamos ayudar al paciente a asumir y aceptar su situación y lo que conlleva el padecerla, así como enseñarle a tolerar la frustración que le supone ver sus capacidades físicas y psicológicas mermadas. Otra parte importante de nuestro trabajo será que la persona tenga una rutina positiva en su día a día y un descanso adecuado en la medida de lo posible. Parte de esa rutina es el ejercicio físico moderado, el cual es fundamental ya que les ayuda a tener un buen tono muscular y reducir el cansancio, pero los pacientes como es normal en su situación son reacios al mismo.Tan importante como el ejercicio es la realización de técnicas de relajación para controlar la ansiedad y el estrés y disminuir la sensación del dolor del paciente. El generar pensamientos positivos y aumentar la autoestima es parte también muy relevante del tratamiento. No debemos de olvidar que también es muy relevante el papel de la familia en la fibromialgia, como hemos dicho la persona no solo debe de enfrentarse a muchos síntomas físicos y psicológicos complicados sino que ademas cuentan con la enorme incomprensión de la sociedad, por ello el sentirse comprendido y apoyado por sus familiares es importantisimo para mitigar en parte esos sentimientos negativos.

Trastorno obsesivo compulsivo

El TOC o Trastorno Obsesivo Compulsivo es padecido por aproximadamente un 2% de la población y el cual tiene dos características principales, las obsesiones y las compulsiones.

Las obsesiones son pensamientos o imágenes recurrentes que la persona tiene y los cuales no puede controlar. Para la persona son negativos y carentes de sentido.

Las compulsiones son acciones que la persona pone en marcha para compensar de alguna manera esas obsesiones.

Un ejemplo es la persona que piensa que puede contagiarse de una enfermedad y se lava muchísimas veces al dia las manos para evitar ese contagio.

En cuanto a las causas del TOC, no son conocidas pero se maneja la teoría de una alteración en la serotonina, se cree que este neurotransmisor ayuda a regular el ánimo y la impulsividad.

Las obsesiones pueden tener temáticas diferentes como: miedo a contaminarse, religiosidad excesiva, miedo a causar daños a otros, ideas agresivas, necesidad de simetría, etc..

Las compulsiones que pueden acompañar a estas obsesiones pueden ser: asegurarse de haber cerrado la puerta, el agua, apagado la plancha, repetición de acciones, de tocar, de rezar, ordenar, contar objetos.

El TOC puede ser sufrido también por niños, en niños de entre 7 y 10 años tiene una prevalencia entre el 0.3 y el 1,9% . Muchos adultos confiesan que sus obsesiones comenzaron en su infancia.

El tratamiento puede ser farmacológico, psicológico o se pueden combinar ambos tipos.

El tratamiento farmacológico de elección en la actualidad es mediante la administración de inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS), hay estudios que han demostrado su eficacia en cerca del 80% de los pacientes, disminuyendo la frecuencia e intensidad de obsesiones y compulsiones.

El tratamiento que hasta el momento ha demostrado ser mas efectivo es el tratamiento con psicoterapia, mediante la técnica de Exposición y Prevención de Respuesta, mediante esta técnica el paciente se enfrenta de manera consciente y deliberada a su pensamiento o imagen temida, ya sea en imaginación o de manera real. Al mismo tiempo la persona evita realizar los rituales o conductas que realizaba habitualmente. La mayor parte de los pacientes completan la terapia y sus efectos que perduran en el tiempo aun una vez terminada la terapia.

En estos últimos días ha salido a la venta un libro que padezcas o no TOC te puede ayudar muy bien a entender lo que es esta enfermedad y como hacerle frente. Se trata de «solo pienso en positivo o como deshacerte del Trastorno Obsesivo Compulsivo sin levantar sospechas» en él, su autora, Marta Marín Ostariz, la cual ha sufrido este trastorno, cuenta cómo fue su experiencia y como pudo superarlo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

la fibromialgia

¿Qué es la fibromialgia?

La fibromialgia es una enfermedad relativamente nueva para el publico en general pero que es sufrida por una gran cantidad de personas.

Es una enfermedad cuya causa es desconocida y cuyos síntoma principal es un dolor crónico generalizado en músculos, articulaciones, tendones y órganos viscerales.

La intensidad del dolor varia a lo largo del tiempo sin llegar a desaparecer de manera completa.

Por la mañana el dolor suele se mayor, así como en épocas de cambio de tiempo y también en momentos de mayor estrés o de cambios importantes en la vida de la persona.

Cuando la persona se ve obligada a estar durante un determinado periodo de tiempo sentado, sus músculos se vuelven rígidos y comienzan a doler cada vez más.

Otros síntomas son la fatiga, la ansiedad, problemas del sueño o colon irritable.

Debido a la gran cantidad de síntomas podemos decir que es una enfermedad enormemente heterogénea y que por ello es necesario que su diagnostico y tratamiento sea llevado a cabo por expertos en la materia y de manera individualizada.

En cuanto al diagnostico debemos de decir que en la actualidad no hay ningún análisis que confirme la existencia de la enfermedad, el diagnostico es tan solo y exclusivamente clínico.

Las pruebas que puedan realizarse tiene lugar para descartar otras posibles patologías.

Debido a este hecho, a que no existe una prueba concreta para si diagnostico, las personas que tienen fibromialgia han sido muy injustamente tratadas y en ocasiones se ha pensando que se trataba de personas que exageraban sus síntomas, pero no hay nada mas lejos que la realidad. Esto les ha provocado un gran sentimiento de soledad y tristeza.

Aunque el especialista adecuado para diagnosticar y tratar la fibromialgia es el reumatologo, debido a la diversidad de síntomas, no se descarta la aparición de otros especialistas durante el tratamiento.

Un especialista que sin duda debe de estar tratando al enfermo es el psicólogo, ya que como vemos es muy habitual la ansiedad, los trastornos del sueño e incluso la depresión en las personas que sufren fibromialgia.

En este caso nuestro papel es el intervenir sobre la ansiedad, depresión u otros trastornos psicológicos que sufra la persona.

Sin duda nadie estamos preparados para sufrir, para sentir dolor, pero estas personas que sufren fibromialgia no solo sufren estos dolores de manera continua, aunque hemos dicho que su intensidad varia, sino que ademas deben de asumir que eso va a ser así siempre puesto que es una enfermedad crónica.

Si es tu caso o el de algún familiar o amigo es muy importante que le brindes tu apoyo y le animes a mitigar en lo posible ese dolor y otros síntomas o problemas provocados por la enfermedad.