Inteligencia emocional, esa gran desconocida

 

Durante muchos años la inteligencia emocional ha sido la gran olvidada, poca gente era consciente de la importancia que tenía este tipo de inteligencia para las personas, pero esto cambiaba en el momento en el que algún problema emocional se cruzaba en el camino de la persona…entonces a toda costa necesitábamos esa inteligencia para sobrevivir en el día a día.

Ahora a poca gente se le escapa lo que es la inteligencia emocional y la importancia que tiene, por si tu eres uno de esos “despistados” de la inteligencia emocional te damos información que sin duda te será de ayuda.

Por un lado, tenemos que recordar que la inteligencia emocional se puede modificar, no es como el cociente intelectual, el cual se considera inamovible a lo largo de la vida de la persona, la inteligencia emocional puede aumentar siempre y cuando la trabajemos.

Cuando hablamos de inteligencia emocional, hacemos referencia a la capacidad que una persona tiene para identificar y manejar de manera correcta tanto sus emociones como las de los demás.

Son capaces de saber lo que sienten en cada momento, a que es debido y pueden controlar esas emociones de manera que no les genere problemas, a su vez pueden identificar los estados emocionales ajenos.

Si quieres saber si tú eres inteligente emocionalmente, solo tienes que ver si te encuentras identificado en las siguientes características:

  • Control de impulsos: Estas personas son capaces de controlar los impulsos que puedan tener en un momento concreto, no estamos hablando de que no sientan impulsos, sino de que pueden encontrar la manera de controlarlos a partir de la reflexión y la búsqueda de soluciones y alternativas.
  • Habilidades sociales: Son capaces de tener un estilo comunicativo asertivo, una buena empatía y se relacionan de manera muy positiva con las demás personas.
  • Automotivación: Son personas que se motivan a si mismas con una enorme facilidad, tienen un objetivo y son capaces de conseguirlo por ellos mismos.
  • Tolerancia a la frustración: Son personas que pueden frustrarse y pueden tolerarlo de manera que no les genere problemas, no se irritan o abandonan, aunque no consigan las cosas a la primera.
  • Control de emociones: Saben regular las emociones que pueden sentir de manera excesiva, por ejemplo, al enfadarse pueden gestionarlo de manera que ese enfado no genere conflictos.

Si crees después de leer estas características que no tienes suficiente inteligencia emocional, solo tienes que decidirte a trabajarlo para vencer tus dificultades. Desde Sorribas Psicología te aseguramos que ser una persona inteligente con las emociones es posible y que sin duda traerá grandes beneficios a tu vida.

 

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *