La fibromialgia y las emociones

La fibromialgia a pesar de que en los últimos años es una enfermedad de la que se está hablando mucho, aún es una desconocida para la mayoría de las personas. Esta enfermedad está caracterizada por un dolor generalizado en todo el cuerpo, además de otros síntomas como hormigueos, fatiga, cansancio crónico, o síndrome de intestino irritable.Además de todo esto también nos encontramos con síntomas psicológicos como trastornos del sueño, problemas de atención, concentración o memoria, cambios del estado de animo e incluso depresión y ansiedad. La fibromialgia fue reconocida como enfermedad por la OMS en el año 1992.

Cuenta con el problema de que no existen pruebas analíticas y diagnósticos que ayuden a establecer la existencia de esta enfermedad, por ello existen una serie de criterios clínicos que se han establecido, son los siguientes:

– Dolor generalizado presente al menos 3 meses en los 4 cuadrantes del cuerpo (lados derecho e izquierdo del cuerpo, por encima y por debajo de la cintura), además de dolor en el esqueleto axial (columna cervical o tórax anterior o columna dorsal o lumbar).

– Dolor a la presión digital de al menos 11 de los 18 puntos sensibles que corresponden a las áreas más sensibles del organismo para estímulos mecánicos o de umbral más bajo. La exploración debe realizarse con una fuerza de aproximadamente 4kg, y para que la palpación se considere positiva el/la paciente tiene que manifestar dolor inequívoco a esa presión.Uno de los mayores problemas de la fibromialgia es que sus síntomas no son siempre visibles pero causan a la persona una enorme incapacidad que afecta enormemente a su día a día.

Muchos son los profesionales que consideran que es un trastorno psicológico y lo argumentan diciendo que la toma de fármacos antidepresivos, los cuales modifican sustancias como la serotonina y la dopamina en el cerebro, ayudan a mejorar los síntomas de esta enfermedad. Además del uso de estos fármacos la terapia cognitivo conductual en estos pacientes ha demostrado ser muy eficaz. En cualquier caso no podemos dudar el componente psicológico tan importante que tienen estos pacientes, además de los síntomas tan complicados que sufren tienen que lidiar con la enorme incomprensión que aun existe con estos pacientes, muchos son los que injustamente les tratan de “quejicas”, esto aún agrava más trastornos como la depresión o la ansiedad.

Al ser un trastorno crónico lo mas importante es que podamos ayudar al paciente a asumir y aceptar su situación y lo que conlleva el padecerla, así como enseñarle a tolerar la frustración que le supone ver sus capacidades físicas y psicológicas mermadas. Otra parte importante de nuestro trabajo será que la persona tenga una rutina positiva en su día a día y un descanso adecuado en la medida de lo posible. Parte de esa rutina es el ejercicio físico moderado, el cual es fundamental ya que les ayuda a tener un buen tono muscular y reducir el cansancio, pero los pacientes como es normal en su situación son reacios al mismo.Tan importante como el ejercicio es la realización de técnicas de relajación para controlar la ansiedad y el estrés y disminuir la sensación del dolor del paciente. El generar pensamientos positivos y aumentar la autoestima es parte también muy relevante del tratamiento. No debemos de olvidar que también es muy relevante el papel de la familia en la fibromialgia, como hemos dicho la persona no solo debe de enfrentarse a muchos síntomas físicos y psicológicos complicados sino que ademas cuentan con la enorme incomprensión de la sociedad, por ello el sentirse comprendido y apoyado por sus familiares es importantisimo para mitigar en parte esos sentimientos negativos.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *