Desde hace tiempo en muchos países se viene ofreciendo a los pacientes con fobias la opción del tratamiento con Realidad Virtual, eso es debido a que científicamente se ha demostrado su efectividad.

Cada vez son más los especialistas que en España deciden probar este nuevo método, desde Sorribas Psicología no podemos ser menos y desde hace algún tiempo también venimos realizando dicho tratamiento, el cual utiliza la tecnología el 3D de Realidad Virtual.

La Realidad Virtual es una tecnología utilizada desde hace poco en España en la práctica de la psicología pero que ha demostrado sobradamente su efectividad.

Nos ofrece la posibilidad, mediante el ordenador, de tratar fobias sin necesidad de desplazarse a lugares reales, como se hacía habitualmente con el tratamiento cognitivo conductual.

Tenemos que matizar que el tratamiento realizado dentro del corriente cognitivo conductual, llamado exposición en imaginación o exposición en vivo, según la forma de realizar esa exposición, también tiene muy buenos resultados.

Mediante el ordenador y las gafas (las cuales llevan introducidas un teléfono móvil)el paciente percibe unos estímulos ante diferentes situaciones tridimensionalmente, pero lo mejor es que el paciente tiene la opción de interactuar en tiempo real con esos estímulos.

No necesitamos ya que nuestro paciente tenga que ir a un lugar concreto o que se lo imagine, directamente se expondrá al mismo de manera simulada.

La persona se podrá ver conduciendo, metiéndose en un ascensor, dentro de un avión, etc…

Además, podremos evaluar el nivel de ansiedad que está sufriendo el paciente mientras se expone a las situaciones.

Gracias al Biofeedback tendremos la valoración real de la ansiedad a nivel fisiológico, lo cual sin duda es mucho más exacto que “fiarnos” de las creencias de nuestro paciente en ese momento, sin duda las apreciaciones personales son menos concretas que su medida real.

No solo es un avance enorme para los pacientes, también para los terapeutas, los cuales podremos observar cómo se encuentra nuestro paciente durante la exposición, o que estímulos o situaciones son más complicadas para él.

la Realidad Virtual la podemos utilizar para: miedo a volar, miedo a las agujas, agorafobia, claustrofobia, miedo a las arañas, a las alturas, o incluso la ansiedad generalizada.

El proceso además es habitualmente más corto que con el tratamiento habitual, lo cual es una ventaja importante para nuestros pacientes, los cuales, como es lógico necesitan ver resultados lo antes posible.