La terapia con niños es diferente a la que realizamos con los adultos, por ese motivo es necesario realizar una serie de consideraciones:

  • Algo esencial que ocurre con los adultos no ocurre en estos casos y es que el niño no viene a un psicólogo porque quiere o porque ve que tiene problemas, viene por iniciativa de sus padres o adultos de referencia, porque son estos los que ven el problema. Por ello el motivo de consulta y el planteamiento del problema vera condicionado por la visión de los adultos.
  • La manera de afrontar el problema va a condicionar todo el proceso del diagnóstico y de la intervención del problema. Cuanto mas pequeño es el niño mas necesarios son los adultos a la hora de llevar a cabo la terapia, a mas edad mas independencia terapéutica de los adultos.
  • Importante tener en cuenta que muchos cambios van sucediendo con la edad, no es algo inmediato, pero la intervención temprana de un problema, sobretodo si es severo, es clave para que el niño vaya evolucionando positivamente.
  • Cuando es el niño el que nos da la información estamos mucho mas limitados debido a que es evidente que no se expresan igual que los adultos, tienen dificultades en la expresión, compresión, aparecen inseguridades y miedos al interactuar con un desconocido, etc. Eso nos obliga a los psicólogos a una intervención diferente y por supuesto muchas dosis de paciencia.
  • La evolución del problema depende de muchos factores como la edad en la que se ha iniciado el tratamiento, su gravedad, el entorno del menor, su carácter,etc.
  • Es muy importante que ademas de solucionar su situación actual también preparemos a estos niños para situaciones o retos futuros que podamos predecir así como para los cambios vitales a los que se enfrentará.
  • Además de lo comentado anteriormente debemos de tener en cuenta 3 principios generales que se agrupan bajo las siglas CAP (Creatividad-Asesoramiento-Prudencia)

En cuanto a los trastornos más comunes en niños y adolescentes los podemos clasificar de la siguiente manera:

  • Entre los 0- 5 años : Trastornos de conducta, trastornos generalizados del desarrollo y control de impulsos.
  • Entre los 6- 11 años : Trastornos de conducta, Trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH).
  • Entre los 12- 18 años: Trastornos de conducta, Trastornos de ansiedad .Es en este punto en el que se producen trastornos o situaciones desencadenadas por cambios hormonales, físicos y psicológicos.